Social Icons

Comunicación Organizacional en la Cuarta Revolución Industrial

Por: Jorge Aguilera y Jorge Hernández

La llegada de nuevas tecnologías digitales y su injerencia en cada vez más campos de la vida del ser humano, ha comenzado a considerarse como una cuarta revolución industrial, incluso más amplia y profunda que las anteriores, tal como lo planteó Klaus Schwab, director y fundador del Foro de Davos. (1) citado por Luis Torras (Vivir En Tiempos De La Cuarta Revolución Industrial, 2017).
Pero en realidad, esa revolución comenzó hace rato y no es teoría, es realidad y está en marcha.

Se trata de una avalancha de innovación tecnológica en la que convergen tecnologías  algo más antiguas como la robótica, la nanotecnología, la realidad virtual, la impresión 3d, el internet de las cosas, la inteligencia artificial y la biología avanzada, y que cambiara aún más la forma de vivir y trabajar del ser humano.
Está presente en ámbitos y lugares tan diversos como China con su programa de Hecho en China 2025, para una producción robotizada, o el Código 8 de Uganda, en África, para el diagnóstico de malaria desde el celular y sin muestra de sangre, el desarrollo de implantes maxilares de bajo costo gracias a la impresión 3D en Sudáfrica, la prótesis de brazos y manos en Paraguay o los celulares con sensores para monitorear cultivos y ganado en Brasil.
¿Cuál es su ventaja como herramienta de innovación?
Lo que ha hecho de la 4RI tan rápidamente aplicable es la facilidad y economía de las pruebas que con ella se desarrollan, de manera que aquellos viejos y costosos procesos de desarrollo de prototipos en diferentes industrias, incluso aquellos desarrollados a mano durante meses y años, como el de modelos de automóvil, han pasado a ser pruebas de diseño en tiempo real.
La  revolución digital ha puesto a trabajar en conjunto áreas como la economía y las finanzas con la psicología, o la biología con la estadística y la genética para desarrollar nuevos productos sanitarios, hasta hace poco imposibles para cualquiera. Esa convergencia de conocimientos a través de lo digital se extiende a más y más campos.
Sin duda, un detonante importante de este fenómeno lo han sido las redes sociales, alimentadas por un tipo de usuario dispuesto a compartir su información con la esperanza de obtener mejor servicios y productos.
La Revolución en las Organizaciones
Un nuevo tipo de usuario y nuevas formas de hacer, trabajar, relacionarse, entretenerse e informarse son claramente un llamado a las organizaciones para pasar de la observación a la acción y transformar su quehacer, su estructura, sus mecanismos y canales de comunicación. “Se trata de un impacto transversal que requiere un cambio de mentalidad y del modelo de liderazgo”. (2)
Sin duda la revolución es positiva para el campo corporativo que tradicionalmente ha convertido los cambios en oportunidades, pero tal como manifiesta Manuel Castell (3), citado por Torras, se requiere superar el miedo que provoca siempre lo desconocido.

La simple adopción de las nuevas tecnologías conlleva la llegada de nuevas oportunidades para las personas al seno de cada organización, dado que se producen cambios radicales en la forma en que personas, compañías y  sociedades producen, distribuyen, consumen y desechan los bienes y servicios.
Aquellas empresas que se han atrevido a domar la ola, han obtenido nuevos modelos de negocio, nuevos trabajos y fuentes de ingreso; el usuario ha recibido ese mejor servicio que esperaba. La economía colaborativa, por ejemplo, es una de esas muchas opciones.
Tecnología y Desempleo
De manera paralela al optimismo, crece la preocupación acerca de la pérdida de empleos como resultado de la automatización que según algunos se aproxima en los próximos años.
Johan Aurik (Lo Que Falta Es Más Tecnología, 2017) cita un estudio realizado por la Universidad de Oxford de 2013 que estima esa pérdida potencial de empleos hasta en un 50%, ante lo que James Bessen de la Universidad de Boston argumenta, por el contrario, que se crearán nuevos.
Qué cree usted?
El efecto sobre el empleo es evidente y aunque aún no sabemos en qué proporción nos impactará a cada a uno, es importante tener claro por otro lado, que efectivamente surgirán nuevos espacios y formas de trabajo.
Es un hecho que hoy hacen falta personas que diseñen, construyan  y mantengan esas tecnologías, y la demanda aumenta cada día.
Basado en precedentes históricos, Aurik considera que “el cambio tecnológico tiende a afectar más la naturaleza misma del trabajo que la oportunidad de participar en él.” Y junto a Torras (2017) describen la evolución del empleo frente a los cambios tecnológicos en la historia, para desestimar el temor al desempleo.
Efectivamente, con la primera revolución la manufactura británica se movió de los hogares a factorías, lo que conllevó migraciones a centros industriales, un impacto fuerte en las personas y familias, pero las plazas se mantuvieron, incluso mejor organizadas.
Una segunda revolución, producto de la electrificación, dio inicio a la producción a gran escala y la demanda de nuevas profesiones como la ingeniera, la banca y el profesorado; sin duda nuevas formas de trabajar.
Y la tercera, a comienzos de los 90, con una producción automatizada e impulsada por nuevas tecnologías de comunicación e información, cuando por ejemplo, la banca desarrolló y puso en servicio numerosos cajeros electrónicos pero los puestos de trabajo incluso aumentaron por el crecimiento de la bancarización y el número de sucursales.

En ese caso en particular, el trabajo dejó de ser transaccional para enfocarse en el servicio al cliente; no desapareció, se transformó.



La velocidad del cambio, un elemento singular de esta VI revolución industrial.

“Si tenemos en mente las lecciones de la historia podemos gestionar el cambio”. “(… ). Los trascendentales (de hecho, revolucionarios) cambios por delante ocurrirán a lo largo de varias décadas, no como un Big Bang.”
(Aurik, 2017)
¿Cómo prepararnos?
1. Habilidades: Aurik (2017) considera que las organizaciones y la sociedad deben centrarse en las habilidades para determinar nuevos retos de capacitación y formación del personal, una labor en manos de departamentos de recursos humanos, entidades de educación y los gobiernos.
2.  2. Reentrenamiento: Un segundo aspecto es el de implementar procesos serios y comprometidos de acompañamiento a los sectores laborales o áreas más vulnerables que les permita adaptarse a los cambios tecnológicos y participar de otra forma en los procesos de producción.
     Masas de personas desesperanzadas con la sensación de estar excluidas de todo proceso de desarrollo conducen sin falta al fracaso de esfuerzos de progreso en muchas comunidades y países.
3.  3. Regulación: El tercer aspecto, que no se puede descartar, es el de determinar las regulaciones y estándares correspondientes para las nuevas tecnologías e industrias. En este último aspecto entra a participar de manera determinante la política con lo que el proceso se hace lento.
   Un ejemplo exitoso ha sido el desarrollado en Dinamarca y denominado “sistema de seguridad social flexible” que combina un mercado laboral flexible con una red de seguridad social muy sólida que incluye las capacitaciones y actualizaciones de los ciudadanos.
 Sembrando Talento
“Personas, compañías y sociedades tienen tiempo para adaptarse, pero no hay tiempo que perder” 
(Aurik, 2017). 
Grandes empresas tecnológicas luchan por atraer y formar el talento necesario para sacar provecho de la revolución, incluso muchas financian centros académicos, mientras gran parte del planeta se mantiene al margen, mira y espera.
La necesidad de invertir en el cultivo de talento es evidente en no pocas áreas del conocimiento y la producción de países como Colombia, en los que hace falta competencia tecnológica y habilidades exactas en áreas como la ingeniería, software y telecomunicaciones.
Pero mientras las instituciones académicas reconocen esa oportunidad y  diseñan e implementan nuevos programas, le corresponde a la organización dar un paso adelante y comenzar esa actualización del personal que tiene hoy.
Temer al desempleo o al atraso tecnológico?
La única forma para que la llegada de la 4RI pase de ser fuente de ideas esporádicas, de potencial beneficio para los seres humanos en diferentes áreas de su vida, a realidades, es que exista un talento formado oportunamente para explotar toda la creatividad y consolidar la innovación en bienestar real.
La demanda de esos conocimientos y experticia va en crecimiento en todo el mundo.
Quienes ya se están formando tienen algo en común y es el apoyo de entidades privadas o públicas que disponen capitales iniciales que se ven ampliamente retribuidos por el beneficio e impacto que se generará posteriormente en la población.
Muchas ideas y sueños se tornan a cada instante en realidades en muchos lugares y organizaciones del mundo, pero el desconocimiento e inexperticia en  muchos otros, pone en riesgo no solo a las organizaciones sino además la supervivencia de las comunidades en que habitan.

Bibliografía:
AURIK, Johan. (30/01/2017). La Cuarta Revolución Industrial tendrá un efecto disruptivo sobre el empleo, ¿Pero cómo? (Artículo) Obtenido de https://www.weforum.org/es/agenda/2017/01/la-cuarta-revolucion-industrial-tendra-un-efecto-disruptivo-sobre-el-empleo-pero-como?utm_content=buffer0d4cd&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer
COLEMAN, Gary. (24/03/2017) Lo Que Falta Es Más Acceso A La Tecnología. Cuarta Revolución Industrial: El Momento Es Ahora. Obtenido de http://www.elespectador.com/tecnologia/cuarta-revolucion-industrial-el-momento-es-ahora-articulo-685185
Referencias:
Pág. 1 (1) SCHWAB, Klaus Martin.
(1938, Alemania) Economista y empresario alemán conocido por ser el fundador de Foro Económico Mundial. Autor de La Cuarta Revolución Industrial, 2016.
Pág. 2 (2) Cita.
TORRAS, Luis. (02/2017). Vivir En Tiempos De La Cuarta Revolución Industrial. 2017.
Pág. 2 (3) CASTELL, Manuel.
(1942, España) Según el Social Sciences Citation Index 2000-2014, Manuel Castells es el quinto académico de las Ciencias Sociales más citado del mundo y el académico de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) más citado del mundo.

MAYOR INFORMACIÓN EN NUESTRAS REDES SOCIALES

Facebook:

Twitter

LinkedIn

0 comentarios:

 

Contáctenos